jueves, 2 de agosto de 2012

¡Adiós, cerezo, adiós!

Hace once años sembramos un cerezo en mi jardín y desde entonces me alegró la vista y el alma cada primavera con sus floridas ramas....pero este año, no sé si por el cambio climático, o por la edad, floreció tarde y no como otros años. Luego, su tronco empezó a derramar lágrimas de ámbar y sus hojas otoñaron en pleno verano...mi cerezo se muere....y la próxima primavera ya no veré sus lindas flores ni sentiré su dulce aroma ...pero permanecerá en el recuerdo, en las fotos que le tomé, y en los trabajos que hice con sus hojas y su ámbar.


sus lindas flores...

sus jugosas cerezas...


sus lágrimas de ámbar...


su recuerdo en una caja forrada con sus hojas ya amarillas...





y en el centro, el nido que ya no albergará....


Y su ámbar en este colgante para mi hija....

Un  abrazo,
Elena



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada